La ‘cumbre de la anchoa’

Lo digo como cántabro, como medio vasco y como español: la ‘cumbre de la anchoa’ (me ha dado por llamarla así) ha sido un alivio, un soplo de aire fresco, en medio del surrealismo político que nos ahoga. Porque surrealismo hay y a cántaros, no me lo negarán ustedes…

-Surrealista, la financiación autonómica, el ‘no’ pero ‘me abstengo’ del PP, que no nos den las cifras de lo repartido (oiga, que es nuestro dinero), que a las autonomías les salgan en las cuentas casi cuatro mil millones más y aquí nadie dice nada…
-Surrealista, el juez Dívar, que frena un dictamen por primera vez en la historia (claro que más surrealista fue el rey Balduino abdicando –solo por un día, claro– por el tema del aborto). Una cosa es la ley y otra las creencias religiosas, señor presidente del Consejo del Poder Judicial. Claro que algunas cosas de la Conferencia Episcopal tambiñen son surrealistas, y aquí no pasa nada.
-Surrealista, la pelea por el diálogo social, que ZP había querido escenificar en el surrealista palacio de La Moncloa. Menudo papelón el del surrealista ministro Corbacho.
-Surrealista, Gerardo Díaz Ferrán, el presidente de la CEOE, sin necesidad de mayores explicaciones de por qué es surrealista: salta a la vista.
-Surrealista, que Rajoy no pueda acercarse a un micro, limitando absolutamente su labor de oposición.
-Surrealista, la pasividad del Ministerio de Medio Ambiente (esa chica ni se sabe quién es) mientras España arde por los cuatro costados.
-Surrealista, que en nuestras ciudades se estén construyendo las aceras, glorietas y farolas más sensacionales del mundo mundial mientras caminamos hacia los cinco millones de parados. No hay dinero y lo gastamos en mover la estatua de Colón de su sitio. Claro que Gallardón es puro surrealismo en su megalomanía.
-Surrealista que el partido más nacionalista (no independentista) de Cataluña proteste contra el pellizco que les ha tocado en la financiación por aquello de ‘dime de qué se trata, que me opongo’.
-Surrealista, lo del bolso de Rita Barberá y el ruido que ha armado (claro, que tras lo de los trajes del otro…). Mientras, los auténticos corruptos, tan campantes.
-El Tribunal Constitucional y sus circunstancias, también sin necesidad de mayor argumentación, podrían protagonizar el más surrealista de los cuadros de Dalí.
-Las cosas que dicen algunos medios, ciertas interpretaciones del EGM, alguna fusión entre proclamados enemigos, todo surrealista.
-¿Han visto la agenda del presidente Zapatero para esta semana? Surrealista, ya digo.
Y menos mal que ya no oímos a Federico, que era el surrealismo en estado puro.
Lo dicho: me quedo con la ‘cumbre de la anchoa’, pobre pez al que también han querido utilizar en el surrealista proceso locoide que nos invade, derivado del ‘incendio Gürtel’ (por cierto, el tal José Tomás, puro surrealismo). ¿Será la calor?

Share

7 Respuestas a “La ‘cumbre de la anchoa’”

  1. maria Dice:

    Para mi lo más surrealista de todo es que la patronal deje caer las negociaciones y diga poniendo cara de inocente, – Yo no fui, el gobierno es el malo – PPor supuesto coreado por toda la derecha con vuelta al ruedo.
    No pongo en duda que en el mercado laboral han de hacerse reformas, más no únicamente las que beneficien a la patronal.
    Lo que no entiendo es el surrealismo de José Tomás, el sastre. La justicia le ha dado la razón y la empresa le tuvo que readmitir, al no demostrar las acciones que le imputaba.
    Lo de la anchoa, no es gracioso, sino patético como toda la actuación de la Sra Barberá y casi todos los ‘mandamases’ del PP

  2. césar Dice:

    El presidente del CGPJ emitió su voto como un vocal más, según su particular criterio, con el que se puede estar de acuerdo o no. Entre los vocales que apoyaron el informe hay muchos de rigurosa obediencia socialista (alguno me dio clase un tiempo en la masificada unviersidad de entonces), que “son de izquierdas y como tal actúan”, como tales han votado y nadie ha levantado su voz por ello. Que yo sepa, todo el pleno vota a la vez y no se contabiliza el resultado antes de que vote el presidente, esperando a ver qué dice cual si oráculo fuese.

  3. Servet Dice:

    Buenas tardes Sr Jauregui

    Me asombra el comentario “Surrealista, el juez Dívar, que frena un dictamen por primera vez en la historia (claro que más surrealista fue el rey Balduino abdicando –solo por un día, claro– por el tema del aborto). Una cosa es la ley y otra las creencias religiosas, señor presidente del Consejo del Poder Judicial.”

    Le sugiero, que sin entrar en lo religioso, de moleste en leer la Sentencia que sobre la antigua Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo emitio hace varios años el Tribunal Constitucional. En ella, se razona juridicamente – no religiosamente- como en la vigente Constitución Española, no cabe la ley de plazos. No es viable.
    La Cosmtitución, con los años, no madura, ni muta su texto, ni se vuelve flexible, o se cambia o se mantiene. Otra cosa es que alguien esté dispuesto a forzar y retorcer su letra hasta encajar lo que no cabe. El viejo García Pelayo, tras la sentencia de Rumasa, que había hecho precisamente eso, traicionar el texto Constitucional mismo, murio en el exilio. Me imagino que Divar está para deicidir copn arreglo a derecho, no para inmolarse por Zapatero, como lo hizo Garcia Pelayo por González. ¿Doña Emilia, que ha sido capaz de autoprorrogarse en el Tribunal mediante una m`´as que dudosa alteranción de la ley? “Eso es harina de otro costal”

  4. Puntualizaciones a Fernando Jáuregui Dice:

    Señor Jáuregui, se le ha olvidado incluir entre lo más surrealista de nuestro país a algo que le sonará muy familiar: Diariocrítico, un periódico surrealista donde los haya, y lo digo con tristeza. Surrealista porque aquí se publican chismorreos que no llevan firma (en la sección “Exclusivo”), esa puñetera costumbrita que se ha puesto tan de moda en Internet (y no se atrevan a criticar a otros medios digitales que hacen lo mismo); noticias (éstas sí) con datos erróneos y con una absoluta falta de rigor (todo lo publicado sobre CCM, por ejemplo); un director, señor Jáuregui, que defiende a delincuentes (Camps, etc.); un plantel de muchos opinadores pero ningún analista, que son los que realmente SABEN de los temas (manda huevos), y así podríamos seguir. Por cierto, decirle al señor Jáuregui que para llegar a los 5 millones de parados que menciona usted aquí hace falta un 25% de paro y una población activa mucho mayor que la que tenemos hoy (lo que le decía de la falta de rigor periodístico), y en cuanto a José Tomás, sastre, pues ha ganado una demanda judicial contra su empresa, que le ha readmitido, y ha demostrado ser bastante más honesto que algunos delincuentes a lo que usted defiende (Camps) y que algunos periodistas como Jáuregui. No estaría mal que José Tomás pusiera también alguna querella contra algún medio de comunicación que le ha calumniado, como el suyo. Muchas gracias.

  5. Jauregui Dice:

    A “Puntualizaciones…”:
    Es usted muy libre de incluirnos a los de DC entre los surrealistas en versión hispana y cañí. Ser surrealista no es necesariamente malo: ¿no le gustan a usted los cuadros de Dalí, Chagall, Ernst, Chirico, Paul Klee, Yves Tanguy…?
    -Las secciones que no llevan firma se publican en todos los periódicos del mundo. El responsable es el director, y ya. Ahí está la ley. Por cierto, este periódico nuestro desde el comienzo tiene su staff bien a la vista http://www.diariocritico.com/quienessomos.html
    y no nos escondemos, sino todo lo contrario. Claramente usted no es periodista y desconoce que hay trabajos que se hacen conjuntamente, de firma imposible, y, en todo caso, no hay obligación alguna de firmar algo que está contenido en un periódico que todo el mundo sabe dónde está y dónde encontrarlo. Estamos registrados legalmente, en la agenda de la comunicación de La Moncloa y, para colmo, en nuestra sección “quiénes somos”. ¿Qué más quiere?
    -La falta de rigor de las noticias, los datos erróneos, pueden caber en nuestro periódico y, de hecho, ocurre en todo medio de comunicación, máxime con la inmediatez con la que se trabaja en un digital. Pero, desde luego, resulta algo excepcional y nos enorgullecemos de rectificar nuestros errores sin disimulos y en cuanto tomamos conciencia de ellos. Algo que no todos hacen, como usted sabe, aunque todos yerran, porque es humano.
    -¿Puede ser Camps calificado como “delincuente”, tal y como usted lo hace? ¿Es eso lo que usted interpreta como ‘rigor’? Y, por cierto, ¿se puede decir que yo lo defiendo, así, sin mayores matices? No se dedique usted al periodismo, porque no lo haría bien, se lo aconsejo con la mejor voluntad.
    -Sobre nuestros opinadores: caben gustos y prefefrencias. Son plurales y periodistas de prestigio, amén de algunos políticos, economistas y abogados. Por cierto, lo de la ausencia de analistas también es inexacto.
    -Lo de los parados, qué quiere que le diga: no entiendo muy bien su razonamiento. La proyección de cara al otoño no es mía. Ojalá no hubiese que estar manejando esas cifras.
    -José Tomás, sastre, ha ganado una demanda judicial contra su empresa, lo que me alegra mucho por el Sr.Tomás. De quien he leído al menos tres declaraciones contradictorias, y a eso es a lo único que me remito. Si eso no es surrealista…Por supuesto, suponiendo que nos sea usted el propio José Tomás –podría pensarse, dado el tono que emplea–, estoy dispuesto a defender lo que he escrito –¿es “surrealista” una calumnia?–. Y, si es usted José Tomás, sastre readmitido para bien del corte y confección, menos nervios, hombre.
    -Lo de mi honestidad personal no creo que sea usted capaz de ponerlo en duda. Si lo hace públicamente y dando la cara, no con un nick, tendrá que demostrarlo en un Juzgado, porque con eso sí que no se juega, aunque ya veo que su autocontrol postal no es bueno y es posible que se haya pasado usted de frenada.
    Yo también le doy las gracias.

  6. Peritta Dice:

    Señor Jauregui, el puntualizacionista este se está cachondeando de usté y van las cervezas de media barra apostadas a que se parte de risa pensando en el tiempo que le ha llevado a usté crear su escrito, que creo que ni le habrá leído,

    a eso van apostadas las cervezas de la otra mitad de la barra.

    En cualquier caso le echa usté más tiempo a él que a los demás. Jua, jua, jua.

    Ea. Un saludo desde la parte plebeya del lado de estribor.
    ————–
    http://www.telefonica.net/web2/peritta

  7. Fernando Jáuregui Dice:

    A Peritta:
    Usted está en mi corazón y el otro, no. Pero, como soy educado, le contesto también a él, aunque no sea más que para desfacer entuertos

Deja una Respuesta