“Primero, los cargos; luego, Europa”. Definitivo.

…y el martes, la verdadera cara de Europa

La cita es el martes. Consejo Europeo. Informal. Allí estará Mariano Rajoy, ya veremos si triunfante o no tanto en las urnas nacionales. Si triunfante, pidiendo voz y paso. Si no tanto, acaso algo más apocado. Pero me parece que la hoja de ruta es clara: hay que pedir la máxima representatividad posible para el futuro comisario Miguel Arias Cañete, que ocupará una comisaría en el área económica, difícilmente dotada, además con una vicepresidencia. Y hay que seguir haciendo ‘lobby’ a favor de Luis de Guindos como futuro presidente del Eurogrupo, que es algo que no se sustanciará hasta dentro de unos meses.

“Ahora son los cargos; después será la construcción de Europa”. Es el diagnóstico, certero, creo, de uno de los mejores conocedores de los entresijos de la UE, un español que ocupa un cargo de responsabilidad y representativo en la política de la UE. Así que este Consejo Europeo del martes, conocido el veredicto de las urnas en toda Europa, consistirá en un chalaneo, en un reparto de los puestos a ocupar, en un primer borrador de lo que será el Consejo de Ministros de la Unión a partir del mes de noviembre. Y a los españoles nos interesa, claro, saber qué competencias le caerán encima al hombre que va a sustituir a Almunia en el Consejo, que no será otro que Arias Cañete.

Es lo malo del actual proceso de construcción europea: que primero se negocian los cargos, con Alemania como principal interlocutor, y luego se habla del futuro político, económico y social de la Unión. Todo está atado y bien atado desde Berlín. O, al menos, todo es pactable y bien pactable. Menos mal que tanto Arias Cañete como Guindos son buenos amigos de Wolfgang Schäuble, el todopoderoso ministro de Finanzas alemán, que va a ser quien, en el fondo, haga y deshaga en el equipo económico de la Unión. Esta es la verdad, e intentar enmascararla no sería sino perder el tiempo.

Share

Deja una Respuesta