Esto es lo que yo escribí sobre el día de la Constitución…en 2009. Podría repetirlo ahora

(publicado en este blog el 6 de diciembre de 2009. Volvería a publicar crónicas similares ese día en 2010, 2011, 2012, 2013, 2014, 2015 y 2016. Y volveré a publicar algo similar mañana. La pereza de nuestros políticos, sus miedos, no tienen límite. Nos van a dejar la democracia en la raspa. ¿Volveremos a las andadas de no cambiar nada este 2018, cuando se cumplen 40 años de la Constitución?))
—–

Dentro de unas horas se celebra el 31 aniversario de la Constitución, me parece que este año más marcada la efeméride que nunca por la conciencia de que, para que todo siga básicamente igual, es preciso que algo cambie. Yo, desde luego, creo que se va haciendo imposible regir la realidad por esta Constitución sin algunas modificaciones. El Título VIII (autonomías), por ejemplo, nada tiene que ver ya con lo que está ocurriendo con el galope del Estado de las autonomías; una cosa fue descentralizar un país dictatorial y otra muy diferente regir una ‘nación de naciones’, como quieren los nacionalistas catalanes, los vascos y hasta algunos que no pueden calificarse de nacionalistas.
La Constitución necesita, me parece, de un amplio consenso, pero no para dejarla como está, sino para reformarla, que sería reafirmarla. Negarse a introducir algunos cambios sería cicatero y de poco alcance. Está llegando el momento de redefinir el Estado español, España; mucho se ha hablado de ir hacia un Estado de corte federal, dentro de una Europa unida, pero eso va a depender de la voluntad de las fuerzas políticas. Lo que me parece que debería hacernos pensar a todos, comenzando por los dirigentes de todos, todos,los partidos, nacionalistas o no, es lo que está ocurriendo con la sentencia sobre el Estatut catalán. Evidencia una quiebra peligrosa. Y es solamente un ejemplo de que la marcha del Estado está a punto de reventar las rígidas costuras de nuestra ley fundamental.
Y, por otro lado, ¿dónde quedaron todos aquellos intentos de reformar algunos artículos de la Constitución (Europa, citar a las autonomías, el Senado, el artículo 57 sobre la sucesión de la Corona)?¿Por qué nadie habla de ello, tras tantas promesas incluso en los programas electorales, en estos días?
Ya sé lo que nos encontraremos dentro de apenas unas horas, cuando acudamos al Congreso a celebrar el aniversario: mucha palabrería oficialista acerca de lo buena que ha sido la Constitución hasta ahora –y lo ha sido, básicamente– y ni una palabra sobre posibles reformas, sin prisas pero sin pausas y con mucho acuerdo.Claro que eso sería actuar como estadistas, y no parece que vayan por ahí los tiros…

Deja una Respuesta